Cuando la naturaleza

nos separa,

la tecnología nos acerca.

La distancia puede tener muchos componentes, el físico, el económico, el informativo o el epidemiológico.

A finales de 2019 inicia uno de los retos más grandes de la medicina del siglo XXI, contener el brote de un virus pandémico y responder ante la inminente emergencia sanitaria internacional.

En menos de tres meses el virus ya estaba en 115 países. La saturación de los servicios de salud era ineludible, sin embargo había que encontrar una respuesta para contener la solicitud masiva de atención médica exclusiva para COVID-19, al mismo tiempo que no debían descuidarse otras enfermedades y se blindaba la fuente de ingresos para el sector salud.

Como sociedad, ¿qué ventajas tenemos?

El que haya sucedido esta pandemia en 2020, nos ha permitido utilizar un sinfín de herramientas tecnológicas.

COVID-19

Desde el 17 de abril de 2020, el Centro Médico ABC inicia con un seguimiento a distancia de pacientes con sospecha o diagnóstico de COVID-19 en casa, completamente gratuito, como parte de su respuesta ante la emergencia sanitaria internacional.

Telemedicina
  • No es nueva
  • Se implementó por emergencia
  • Ha funcionado
Objetivos
  • Atender pacientes
  • Disminuir la carga hospitalaria
  • Limitar complicaciones
  • Pronta recuperación
  • Incidir en la morbimortalidad
Teleconsulta
  • Se ha ido definiendo
  • Especialidades pueden implementarla
  • Se requiere acoplarse
Qué sigue
  • Continuar innovando
  • Extenderlo a más pacientes
  • Extenderlo a más médicos
  • Adecuar la legislación