Hacer medicina 

basada en evidencias

requiere de muchas lecturas.

La medicina basada en evidencia es aplicar la mejor evidencia científica que haya disponible para brindar una atención en salud óptima y ética, ofreciéndole a los pacientes y sus familiares la información necesaria y más completa para que puedan tomar las mejores decisiones sobre su salud.

A la evaluación sistemática de la evidencia científica se le debe sumar el conocer y entender las virtudes y limitaciones del método científico para desarrollar un razonamiento y un criterio no sólo médico, sino también de investigación.

Es necesario saber cómo transformar los datos clínicos en conocimiento científicamente válido, estadísticamente preciso y clínicamente relevante para una adecuada práctica médica en beneficio de los pacientes y sus familias.

Al enfrentarnos a una nueva enfermedad

la medicina basada en evidencia es una plataforma que ayuda a resolver problemas clínicos, acortando la distancia entre la práctica médica y los datos de la investigación clínica.